Otra vez por el blog.

Esta vez quiero dejar constancia de lo que me pasa para no ser igual de bruto la próxima vez .  Está claro que cuando uno cumple los 30 tiene que dosificar sus excesos.

Como ya comenté en entradas anteriores, he cambiado de trabajo recientemente. Una de las cosas buenas que tenía la enseñanza es que mientras estaba explicando en clase me distanciaba un poco del ordenador. No estaba sentado y no estaba forzando la vista con los monitores. Ahora tengo un trabajo más de oficina y uso el ordenador casi el 90% del tiempo.  Por lo tanto, entre las horas que estoy delante de un ordenador en el la oficina y las que estoy en mi casa (haciendo web’s, leyendo manuales, etc..)  podría decir que paso al día unas 10 o 12 horas delante de un monitor. Las consecuencias han sido una conjuntivitis seria que me tiene con los ojos como un tomate. Aquí podeis ver una foto, la dejo como enlace por si a alguien le da asco verla, jejeje.

Así que tengo que mentalizarme, este año necesito cambiar de hábitos, echar menos horas en casa delante del ordenador. Es mi principal promesa del 2009. Creo que voy a dejar de ser webmaster, es algo que necesita muchísimo esfuerzo para que se quede bien y no compensa absolutamente nada. Voy a cambiar esa actividad por otras que tengan que ver más con la naturaleza, así espero que me de algo el sol, porque como siga así me terminaré conviertiendo en gollum.